Leonardo Anselmi

La abolición de la inconsciencia

Posted in 1 by leonardoanselmi on 7 abril, 2010

“Cambia lo superficial, cambia también lo profundo; cambia el modo de pensar, cambia todo en este mundo; cambia el clima con los años, cambia el pastor su rebaño, y así como todo cambia que yo cambie no es extraño…” Julio Numhauser

 

¿Existe alguna posibilidad de que aquellas personas aficionadas a las corridas de toros reconsideren su postura? A mi no me cabe duda de que sí, y a las pruebas me remito. 

 

Primero les quiero presentar a Álvaro Múnera; antiguamente le conocían como “el Pilarico”, un torero colombiano de gran proyección que el día 22 de Septiembre de 1984, en la plaza de toros de Albacete, recibió una cornada que acabó con su vida. Su vida hasta el momento, porque Álvaro volvió a nacer.

En el 2008 participé en una de sus ponencias y mi pregunta fue directa: “la cornada en Albacete ¿suerte o tragedia?” Con una tranquilidad digna de una persona que parecía conocer de antemano la pregunta me respondió “suerte, aquel día empecé a vivir”.

Hoy Álvaro Múnera es Regidor de Medellín, y Presidente de la Fundación FAUNA, a la vez que uno de los líderes del movimiento animalista en Colombia.

El siguiente vídeo lo grabó a pedido de la Plataforma PROU para ser entregado a todos los Diputados Catalanes.

 

Menos conocido es el caso de otro torero andaluz, Chiquilín de Córdoba, que en el año 2007 concedió una entrevista al diario ABC, y que se tituló “Yo he visto a los toros llorar”. En la misma el ex – torero manifestó que ya vuelve la cara ante un descabello, y que “los animales sufren y les duelen las cosas”.

 

También les quiero contar la historia de mi amigo José Maria Bautista, oriundo de Motril, Granada, un gran tipo al que conocí por cuestiones laborales. Era una época en la que sin gustarme las corridas de toros, tampoco estaba vinculado todavía al movimiento por los derechos de los animales, por lo que el tema “toros sí, toros no” no salió entre nuestras conversaciones. Algo impensable 4 años después, cuando volvimos a vernos en su tierra y me preguntó “¿y tú por qué eres vegetariano?”

La conversación duró poco más de una hora. Hoy José María, poeta por afición y buen tipo por condición, ya no es aficionado a las corridas de toros, sino que además uno de sus poemas está listado en el libro que dirigió mi amigo Ángel Padilla, “Poetas contra Toreros”.

 

Les hablaré además de Antonio Moreno Abolafio, hoy presidente del Colectivo Andaluz Contra el Maltrato Animal. De la mano de Antonio yo entendí mucho sobre el toreo, y mucho sobre el taurino. Comprendí que una persona aficionada a las corridas de toros no es un verdugo sino una víctima. Una víctima de un modelo educativo que no eligió, que no pidió, que simplemente recibió, como la mayoría de los modelos educativos que todos y cada uno de nosotros recibimos.  Todavía recuerdo algo que Antonio me dijo a las puertas de las plaza de toros de Barcelona, el día en que 5000 personas nos congregábamos para pedir la abolición de las corridas de toros. Mientras mirábamos los aficionados entrar a las plazas le pregunté “¿crees que estas manifestaciones les ayudan a tomar consciencia o causan el efecto contrario?” Antonio me respondió “yo no los puedo culpar: el colorido, los amigos, la música, hasta el aroma te cautiva. Yo sé lo que se siente estando allí dentro, simplemente me gustaría que cada uno de ellos pueda saber lo que se siente estando aquí fuera”.

Pero Antonio se explica mucho mejor hablando que por escrito; así que aquí les pego el link a una parte de su comparecencia en el Parlament de Catalunya. Cuando queráis invertir muy bien unos buenos 30 minutos, os recomiendo que miréis a consciencia esta comparecencia.

1ª parte: http://www.parlament.cat/web/actualitat/canal-parlament/videos?p_cp1=600000&p_cp2=601815&p_cp3=76&p_cp22=cerca

2ª Parte: http://www.parlament.cat/web/actualitat/canal-parlament/videos?p_cp1=600000&p_cp2=601962&p_cp3=76&p_cp22=cerca

 

Y para despedirme quiero compartir con vosotros una grata sorpresa que me encontré, hace apenas dos días, navegando por internet en el diario La Verdad de Murcia: Corridas de toros.   

Con tanta evidencia sobre la mesa sólo me quedan un par de reflexiones.

La primera la encamino directamente a los aficionados a las corridas de toros. ¿Piensan Ustedes que un elemento tan importante de la cultura y la tradición en estas tierras, que ha generado tantas obras de arte, libros, poesías, canciones, debe morirse de la forma en que lo está haciendo? ¿debe morirse la tauromaquia agonizando entre respiradores automáticos también conocidos como “dinero público”, que la industria mendiga arrastrada entre los pasillos de las diferentes administraciones? ¿debe morir entre chapuzas, afeitados, toros drogados y sin casta, a mano de presidentes de plaza corruptos, políticos oportunistas, empresarios insaciables y toreros auto-endiosados?

Y la segunda reflexión la dirijo al público en general. Conozco no sólo a estos “arrepentidos”, he conocido a muchos más. Muchos nos escriben dándonos ánimos, incluso confesando, hasta penitentes, que hasta hace no mucho se deleitaban viendo morir animales tras un insoportable sufrimiento en el ruedo. Sin embargo no conozco ningún antitaurino que se haya pasado al lado contrario. ¿Esto quiere decir algo? Por supuesto que sí. Quiere decir que la consciencia es un proceso evolutivo. Si tomamos consciencia evolucionamos. Y esto no sólo beneficia a los animales, la evolución nos beneficia a todos.

Por la abolición de la inconsciencia.

 

Anuncios

22 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. naimphe said, on 7 abril, 2010 at 10:17

    Me ha encantado el artículo Leo. El mensaje de abolir la inconsciencia no puede dar mejor en el clavo. La mayoría de gente es inconsciente, sin querer, o queriendo, porque le resulta más cómodo. No se tienen que calentar la cabeza pensando qué les harán o dejarán de hacer a los demás (sean animales o personas) y prefieren quedarse en su rinconcito seguro creyendo que el mundo es así porque sí y que siempre lo ha sido. La frase que encabeza tu artículo no puede ser mejor… un impulso hacia el cambio que tanto le cuesta a la mayoría de personas. No se dan cuenta de que cambiar es necesario y que toda evolución necesita cambios y de que evolucionar es importante. Si no evolucionas no vives, te estás perdiendo las cosas significativas de la vida, que pasa por delante de tus narices y no la saboreas… qué pena! Gran mensaje que espero que llegue a mucha gente (vamos! estoy segura pues vas a tener un montón de seguidores en este blog)

    • leonardoanselmi said, on 7 abril, 2010 at 17:49

      Muchas gracias por tu reflexión. Coincido plenamente con ese concepto de inconsciencia y anestesia social que planteas. Qué duda cabe: evolucionar no significa perder determinadas costumbres, sino que, muy por el contrario, significa adoptar nuevos valores. Un saludo y gracias por seguir el blog!

  2. carlesmarco said, on 7 abril, 2010 at 14:17

    Excelente recopilación de experiencias Leo. Efectivamente se puede evolucionar hacia una mayor sensibilidad, nuestros jóvenes son un claro ejemplo de como la evolución sigue su paso lento pero firme.

    • leonardoanselmi said, on 7 abril, 2010 at 17:51

      Definitivamente, Carles. También coincido en que mientras los pasos “lleguen” no importa que sean lentos. El avance nos colma de esperanzas. Un abrazo!

  3. agustinap said, on 7 abril, 2010 at 14:24

    Hermoso post Leonardo. Los ex-torturados no se redimen de su pasado arrepintíendose, pero no deja de ser un mensaje de esperanza.

    • leonardoanselmi said, on 7 abril, 2010 at 17:52

      Es que al final la evolución se trata de eso, de cambios. Si existen cambios basados en valores éticos vamos bien, en caso contrario debemos replantearnos el camino. Saludos!

  4. jesade said, on 7 abril, 2010 at 14:46

    A mi me parece que la cuestión se reduce a un hecho: ¿confiamos en que el ser humano sea capaz de evolucionar de forma positiva, no sólo en el tema de los animales, y del respeto que se merecen? En esta cuestión yo soy bastante escéptico desde la visión que tengo por mi profesión, aunque hay días en que mi ánimo me lleva a pensar que es posible.
    El problema está en la diferenciación en cuanto a trato que hacen los humanos de los distintos animales, y la contemplación que tienen de ellos dentro de sus rutinas, y de su vida cotidiana.
    En el mundo de los pequeños animales se ha avanzado a pasos agigantados en los últimos treinta años, pero en lo demás queda aún mucho camino por recorrer.

    • leonardoanselmi said, on 7 abril, 2010 at 17:54

      Así es José Enrique. Por ejemplo en Catalunya contamos con una Ley de Eutanasia Cero. Eso significa que hay al menos dos especies de animales que ya tienen derechos propios, sobre sus propias vidas aunque no peretenezcan a un ser humano. Se trata de un clarísimo avance, muy significativo, en los derechos de los animales. Y si en el resto de CCAA no se ha hecho aún no es porque la gente no esté de acuerdo, sino porque logísticamente no se ha podido o políticamente no se ha querido (a veces me inclino más por la segunda, pero podríamos decir también que es una mezcla de ambas).

  5. Peter Parker said, on 7 abril, 2010 at 16:24

    Lo pensaba el otro día. Lo curioso es que arrepentidos del mundo taurino que se pasan a las filas del abolicionismo hay muchos. Viajes a la inversa, sin embargo, no se conoce ninguno.

    • leonardoanselmi said, on 7 abril, 2010 at 17:55

      La consciencia es un billete de ida Peter…

      • Auri said, on 11 abril, 2010 at 15:04

        “La consciencia es un billete de ida Peter…”

        Ah sí, y a veces es una mosca cojonera que no te deja en paz hasta que no llegas al fondo de las cosas. A veces no me extraña que algunos no puedan con ella y prefieran vivir en la ignorancia. ¿A quién le gusta darse cuenta de que has estado toda tu vida viviendo en la mentira y el engaño? eso duele Aysh (suspiro). Pero la falta de conciencia hace mucho más daño… a ti y sobre todo a otros

  6. Iñaki said, on 9 abril, 2010 at 1:36

    Gracias por tu trabajo y tu blog, Anselmo. Me gusta especialmente la oportunidad que nos das de meditar y hablar de la tauromaquia y el movimiento por su abolición, sin entrar en los enfrentamientos habituales (por flema o por interés de que así sea) en cualquier otro blog o foro.
    Precisamente respecto a eso creo que das en el clavo con este post. La abolición, entendida como institucionalización del rechazo social hacia la tauromaquia, no será una realidad mientras no exista un cambio de conciencia, primero en la mayoría silenciosa y luego en los aficionados. Intentar imponer un cambio legislativo que no represente ese cambio social previo sería dar un paso en falso (como lo son las declaraciones de Bien de Interés Cultural hoy en día) que pasaría factura en el futuro.

    No coincido en tu última reflexión, pues el hecho de que no existan anti-tauromáquicos (deberíamos llamarnos “taurinos” directamente) que se hayan pasado al otro lado no indica nada sobre la supuesta evolución unidireccional de la conciencia, sino simplemente que la juventud del debate sobre la tauromaquia no ha dado tiempo a la sociedad española para otra cosa que su traspaso en una única dirección.

    Un abrazo

    • leonardoanselmi said, on 10 abril, 2010 at 13:17

      Interesantísima reflexión Iñaqui, gracias por hacerla.

      Respecto a nuestro desacuerdo: no dudo que puedas tener razón pero lo cierto es que de momento no ha pasado, probablemente por la juventud del debate, tal y como dices. Ya veremos qué pasa en el futuro.

      Un saludo,

  7. Auri said, on 9 abril, 2010 at 14:03

    Me encanta Anselmi, muy bien escrito. A veces leo que la cuestión anti/taurina, es una cuestión de focalización. Muchos antitaurinos hablan de que sería simple si los taurinos pudiesen focalizar su atención no hacia el “arte”, el colorido o el torero y pudiesen hacerlo hacia el sufrimiento del toro atormentado y torturado. Y pienso que precisamente ahí está la cuestión, en su incapacidad de hacerlo. Creo que el punto de inflexión está en la aceptación de la propia vulnerabilidad y el propio sufrimiento. Una educación que educa en la negación del dolor, en la negación de la debilidad y en la humillación, hace seres ajenos a sus propios monstruos. Sería tan fácil si se dieran cuenta de esto, una vez que has aceptado tu propio dolor, ya no eres capaz de ver el de otro sin sentir amor y compasión y una vez que has aceptado tu propia agresividad, no necesitas ver su catarsis en el asesinato de un toro…

    • leonardoanselmi said, on 10 abril, 2010 at 13:23

      Auri, estoy más que de acuerdo con esa visión que tienes, de hecho me encantaría profundizar un poco más al respecto. Al fin y al cabo nos encontramos frente a un escenario de debilidad no asumida, muy por el contrario a lo que plantean del lado pro tauromaquia. Llegan a decir que no nos gustan las corridas, o que las rechazamos, porque somos incapaces de enfrentarnos con la realidad de la muerte. Sin embargo tu análisis me resulta mucho más lógico, y mucho más defendible desde la psicología científica. Hace poco leí un artículo sobre comportamientos similares en personas con vicios y adicciones, por lo que me comprometo a profundizar un poco más en los próximos días.

      Gracias por la iluminación =)

      • Auri said, on 11 abril, 2010 at 14:53

        te recomiendo entonces º libros como “por tu propio bién” “el cuerpo nunca miente” o “el drama del niño dotado” de la magnífica Alice Miller (que ilumina este mundo de comportamientos repetitivos y sangrientos en nombre de la moral tradicional, que efectivamente siguen el patrón de adicciones – quien te dice que esta no lo es -), este último, “el drama del niño dotado” sería más aplicable a nosotros, ya que también somos víctimas de la misma educación, aunque nuestra salida ha sido en otro sentido, en otra dirección. También en nuestro movimiento hay gente que lucha por paliar el sufrimiento de los demás con violencia (directa o indirecta) debido a la negación del propio sufrimiento y reivindican por los demás lo que en su día no pudieron reivindicar para ellos. Aquí estamos para lo que necesitéis, es un placer ;-).
        Y en cuanto a la capacidad de enfrentarse a la muerte… no sé, no sería más bien al revés. Me refiero a que no es precisamente el incapaz de aceptar algo el que necesita su repetición compulsiva.
        Yo también estoy en el estudio del tema, encantada de irlo compartiendo contigo.

  8. Auri said, on 11 abril, 2010 at 17:10

    También es interesante analizar la tauromaquia desde el punto de vista de su origen religioso. El sacrificio siempre ha sido un acto religioso-místico que responde al miedo del ser humano al enfrentarse a su vulnerabilidad frente a la vida y las fuerzas de la naturaleza y frente a su mortalidad, te dejo un enlace a un libro muy interesante que remite este “arte” a los cultos de la antigua religión en europa:

    http://books.google.es/books?id=mUqw-ydNB_4C&pg=PA195&lpg=PA195&dq=el+ritual+del+sacrificio+y+el+miedo&source=bl&ots=4a_pCEox3f&sig=G89GtrPXiILBogsB1t-pLUeQWCg&hl=es&ei=xeTBS6ezCJP9sQbSjbzHBQ&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=9&ved=0CCoQ6AEwCA#v=onepage&q=el%20ritual%20del%20sacrificio%20y%20el%20miedo&f=false

  9. Auri said, on 11 abril, 2010 at 17:31

    Bueno, este último lo estaba estudiando yo, snif!

  10. Auri said, on 13 abril, 2010 at 22:36

    Estoy estudiando el tema de los toros desde este punto de vista que te comentaba, quizá no me explique bien. Es un ámbito amplio que lleva mucho tiempo…

    • enya said, on 23 noviembre, 2010 at 22:46

      Para mi la tauromaqui es lomejor que puede existir, si tienes la oportunidad de ir a una ganaderia ve y ojalá te den chance de entrar a ver los toros. Por que los antitaurinos son personas que hban mal de los ganaderos y de los tratos que le dan al animal y si vas a una ganaderia te daras cuenta de que no es así, los toros los quieren mucho y los cuidan; No te dejes influenciar por las personas que dicen que segun les pegan, los aturden, les pegan en los testitulos, los dejan sin comer etc ,… Mejor date una vuelta y veras como son las cosas …!!

  11. Auri said, on 18 abril, 2010 at 10:13

    Se nos han adelantado, Leonardo:
    Hasta las narices de que los taurinos utilicen cualquier estudio para sus propios fines. Me parece un mediocre comentario y una mediocre opinión. Quien lee atentamente a Frazer, se da cuenta de que este hombre dice todo lo contrario, que el hombre moderno y civilizado debe de comprender que los sacrificios mitológicos no son en absoluto necesarios, sino fruto de otra época y otros seres humanos incapaces de superar sus miedos de otra manera. Comparar la misa con los toros es un absoluto absurdo y decir que sin toros desaparecen los mitos y las simbologías una treta de sofista barato. Existen mil maneras de llevar energía al pueblo sin sacrificios ni sangre, existen mil maneras de honrar a Dios, si se quiere, sin perjudicar a nadie. ¡Que pena! Anselmi, ves? es que son muy rápidos, cuando las cosas se hacen por encima y con demagogia enseguida se escribe una columna en cualquier sitio.
    http://www.republica.es/2010/04/13/abolir-los-toros/


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: